Array

Olga y José

Olga y José

Son pareja desde el 19 de agosto de 2010

Hace meses que habíamos decidido escribiros y, por fin, hemos encontrado tiempo para hacerlo. Queríamos agradecer a eDarling el que nos haya posibilitado encontrar a la pareja de nuestros sueños.

Estamos muy entusiasmados y felices con nuestra relación, ya que cada día es más auténtica y satisfactoria. Nos conocimos en eDarling el 19 de agosto y tras ocho días se produjo nuestro primer encuentro en persona.

José: a mis 50 años, (recién cumplidos, unos pocos días después de conocer a Olga), con dos relaciones duraderas previas y algún otro intento, llevaba tres meses registrado en eDarling. Previamente había visitado otra página por recomendación de un amigo, pero me di de baja en cuestión de horas, ya que no me gustó en absoluto; carecía de seriedad y profesionalidad. En cambio, eDarling me pareció una plataforma muy responsable y formal. Tuve un par de encuentros con diferentes personas que me parecieron muy agradables y positivos, pero en mi fuero interno sentía que no era ninguna de ellas la mujer de mi vida. Con Olga, fue diferente, nos enviamos sucesivos mensajes y tenía la corazonada de que ella podía ser especial. La relación que tuvimos los primeros meses se podría definir como rápida, uniforme y coherente. Nuestra primera cita tuvo lugar 8 días después, fue maravillosa y pudimos comprobar que nos complementábamos. Yo soy más tranquilo y reflexivo, ella es pura energía, y es esto precisamente lo que nos une y complementa. Tras un par de semanas juntos, me expresó su deseo de tener una relación e intentar llevar una vida en común. Con la naturalidad que le caracteriza me dijo lo siguiente: “ Ven conmigo, que te quiero a mi lado para toda la vida”.

Olga: soy una mujer muy afortunada en muchos aspectos de mi vida, pero en cuanto a relaciones personales se refiere, siempre he tenido una sensación de frustración por no conseguir que funcionaran. Reconozco que he pasado años pensando que ese amor imaginado en mi niñez, no era más que un idílico producto de mi mente. Aunque también debo de reconocer que por la educación familiar recibida y el amor vivido entre mis padres, no quería resignarme a una vida sin sentir esa plenitud de encontrar al amor de mi vida. De ahí que una noche de agosto del verano pasado, consultando mi correo, encontrara un e-mail de Darling y pensara: ¿cómo van a ser capaces ellos de ayudarme? No le di demasiada importancia y pasé de largo. Pero un rato después sentí curiosidad y entré en la página web. Comencé a realizar el Test de Compatibilidad minuciosamente, intentando reflejar quién era yo exactamente, sin ocultar mi verdadera personalidad. Quería estar segura de que si mi destino era encontrar al amor de mi vida a través de eDarling, debería saber quién era yo realmente, sin tapujos, sin mentiras; simplemente mostrar mi verdadera cara. Así, si se enamoraba de mí, se enamoraría de la auténtica persona.

Queríamos agradecer a eDarling, de todo corazón, el habernos dado la oportunidad de encontrarnos.

Tras dos horas y media de test, cansada de “desnudar mi alma” ante desconocidos, por fin finalicé mi registro en eDarling y, de repente, como si de magia se tratase, apareció una serie de hombres fantásticos y encantadores dispuestos a conocerme: ante tal asombro y desconcierto, decidí cerrar el portátil e irme a descansar. La noche siguiente, emocionada y expectante, entré en mi perfil y comprobé que algunos de esos hombres maravillosos me habían mandado un mensajes y sonrisas. Abrumada por la situación, decidí investigar por mi cuenta y me puse manos a la obra para leer los perfiles que encajaban con el mío. En el momento en el que leí el perfil de José 49, sentí mariposas en el estómago, y pensé: “¡Sí, debe ser él!”. Tras leer atentamente su perfil, casi de forma enfermiza, me quedé impactada por sus palabras, sabía que lo había encontrado.

No quiero dar la imagen de ser una mujer que se enamora fácilmente, aunque he de reconocer que siempre me he considerado una romántica. La experiencia de la vida nos aporta una visión más pragmática y realista de todo lo que nos rodea. Pero la frustración que llevaba experimentando toda la vida ha desaparecido de repente, ya que a mis 42 años he conocido lo que es amar y ser amada.

Mi sueño de juventud de encontrar el amor, se ha hecho realidad. Tras intensos mensajes, sonrisas y hablando por teléfono, la primera cita tuvo lugar 8 días después y fue inolvidable. El primer beso, el primer abrazo, la primera conversación significó muchísimo para ambos. A partir de la primera cita decidimos iniciar la relación que siempre habíamos soñado: una relación basada en la sinceridad, en el respeto, la pasión y en la comprensión. Disfrutamos cada instante de esta relación tan madura y hermosa. Tenemos muchas cosas en común, pero a la vez somos muy distintos (incluso opuestos) y eso es lo que nos une cada día más. Juntos formamos un todo. Sabemos lo que queremos, sabemos lo que tenemos y hemos decidido trabajar para conservarlo. Hemos llegado a un acuerdo, queremos luchar por nuestro amor, pero si no funciona, siempre mantendremos la amistad. Tenemos mucha ilusión y planes de fututo para llevar a cabo.

Un abrazo al equipo de eDarling.

Olga y José