07.06.2010, Por Redacción eDarling España
157745 3

eDarling estafa: verdades y mentiras

las verdades y mentiras de edarling estafa
En los últimos años, el buscar pareja a través de Internet se ha convertido en algo normal para muchas personas. Algunas de ellas, de hecho, disfrutan actualmente de la compañía de su media naranja gracias a estos servicios de citas online, como demuestran diversos testimonios.

Sin embargo, pese a que las agencias de citas online como eDarling han ayudado a muchos solteros a encontrar el amor, estas empresas no están a salvo de prejuicios y mitos. Desde las acusaciones de frivolidad, falta de romanticismo, hasta el exceso de tecnicismo o el elevado coste. Incluso no falta quien afirma "eDarling - estafa"

El hecho, no obstante, es que cada año millones de solteros conocen a sus parejas en Internet y se trata de una tendencia in crescendo. Todo lo mencionado conduce necesariamente a analizar los prejuicios más comunes, pues, ¿puede hablarse realmente de "eDarling - estafa"?

1.  “Todo es mentira y un fraude”

Uno de los más comunes mitos en torno a las plataformas de citas online es que se construyen sobre información falsa y fraudulentos perfiles. Sin embargo, los servicios de las citas online se han tornado muy populares y reconocidos, especialmente por su profesionalidad e integridad. Diversos controles de calidad así lo han reflejado, destacando la seguridad y seriedad del servicio.

Naturalmente, el entorno virtual implica la existencia del anonimato, tras la cual los individuos pueden o no mostrar su veracidad. Pero para ello, el equipo de eDarling incluye un profesional equipo dispuesto especialmente para asegurar la autenticidad de sus miembros; por ello, sólo tras un exhausto y minucioso examen de cada uno de los perfiles se toma o no la decisión de hacerlos públicos.

2. “La gente interesante no usa las citas online”

Como suele ser habitual, éste es el prejuicio sostenido por aquellos que nunca han recurrido a tales servicios para encontrar pareja. Es decir, no conocen ni están informados sobre estos servicios, y, en base a su desinformación, creen en afirmaciones como la “eDarling, estafa”.  Por suerte, poco a poco va decayendo la creencia popular de que sólo los grupos marginados recurren a la búsqueda online de pareja. Diversos estudios demuestran las elevadas posibilidades de conocer mediante Internet a gente de todos los grupos y estratos sociales, independientemente de su educación, condición social, apariencia u origen.

3. “eDarling: estafa en un servicio demasiado caro y en vano”

Encontrar el amor

El tema económico parece ser especialmente susceptible a la hora de provocar prejuicios; efectivamente, cada cierto tiempo, resurgen los rumores en torno a la idea de “eDarling - estafa”, en relación al coste que conlleva. Quizá por ello sea interesante saber que registrarse en eDarling es gratuito. La opción de suscribirse a una cuenta Premium tiene un coste en eDarling, pero con ésta se aumentan exponencialmente las posibilidades de comunicación y rentabiliad del servicio.

Como todo, es ésta una cuestión relativa, pues, ¿hasta qué punto puede hablarse de “costes” económicos cuando se tiene acceso a un mundo ingente de solteros que recurren a eDarling para encontrar a tu media naranja? De ahí que no pueda hablarse de “eDarling - estafa”: en ningún otro lugar podrás establecer contactos con tantas personas afines.

 

 

Votos totales: 1269
Valoración:
Reseña de este artículo. " eDarling estafa: verdades y mentiras". Media: 4.50 sobre 5 basada en 2
Comentarios

Quiero darme de alta por un periodo de 6 meses pero me piden que abone todo ese tiempo al contado...no me parece bien, es demasiado caro ,si no pagas no tienes derecho a nada...

es verdad que esto es un engaño ,te dicen busca pareja gratis !pareja gratis pero poco¡al final para leer nu correo te dicen elije una forma de pago . Osea no pongan busca pareja gratis cuando al final tienes que pagar .

Si es gratis el hecho de registrarse, pero para tener contacto con los registrados tiene un coste anual, asi que no es gratis, no engañemos