Manuel y Encarni, pareja real

Son pareja desde mayo de 2010

Manuel:

A lo largo de mi vida siempre sentí rechazo a cualquier método de conocer gente que no fuera el tradicional, el del cara a cara. Pero en el mes de marzo del 2010, vi publicidad de eDarling, y me dije: “¿Por qué no? Vamos a ver cómo funciona esto y qué tipo de personas aparecen en este tipo de páginas...”
 
Fue entonces cuando vi la luz. No habían pasado aún dos días del comienzo de esta aventura, cuando recibí un mensaje de Encarni. Su manera de expresarse para iniciar un contacto, y la lectura de su perfil despertó en mí una inmensa curiosidad por ella; además de la compatibilidad máxima que nos indicaba eDarling. Respondí a sus palabras e iniciamos un intercambio de mensajes llenos de sinceridady nos fuimos conociendo sin ninguna precipitación. En ningún momento nos propusimos intercambiar números de teléfono, ni conocernos físicamente más allá de la fotografía de nuestros perfiles... decidimos que surgiera de manera natural.

Con el paso de los días empecé a sentir que me estaba enamorando de una persona a la que sólo conocía por escrito, y fue a las cinco semanas del primer contacto cuando surgió la propuesta de conocernos en persona. Quedamos un martes por la tarde, con la idea de tomar un café. Lo que iba a ser un encuentro de un par de horas, para charlar e interpretar nuestro lenguaje corporal y nuestras miradas más allá de lo obvio, se convirtió en una cita de casi cinco horas. La conversación a voz en vivo fue igual que la escrita: también conectábamos y nos entendíamos. El tiempo pasó raudo ante nuestras miradas, y llegó el momento de separarnos. Ambos nos despedimos con el sabor que deja lo escaso, y nos dedicamos una mirada que parecía decir: "me apetece más, quiero más". Aún así, pasaron los días, y no concertábamos una segunda cita. Con el paso de estos días, en mi interior crecía un sentir de confirmación de sensaciones. La comunicación escrita continuaba de una manera fluida, nos contábamos lo que íbamos sintiendo cada uno y, al mes, llegó el momento de esa segunda cita tan ansiada por ambos. ¡Y que segunda cita! Inolvidable. Fueron treinta horas perfectas, y el 23 de mayo iniciamos el camino de esta aventura.
 
En este periodo de tiempo hemos compartido de todo. Nos hemos ido conociendo más a fondo, con el deseo de estar siempre conociéndonos y aprehendiéndonos. Hemos realizado sueños compartidos que teníamos guardados desde hacía décadas. Exprimimos el tiempo para darnos el placer de la mutua compañía. Nos complementamos y completamos. Nos entendemos y queremos. Amo a Encarni y me siento amado por ella. En el tiempo nos buscamos y nos esperamos... y eDarling nos dio la llave para encontrarnos.

 
Sólo me gustaría añadir que estoy supercontenta de haberle conocido. Con él -y llevamos 5 meses de relación- he viajado, he ido a París -mi gran sueño-, hemos ido a multitud de conciertos, entramos, salimos, nos reímos, vivimos. He encontrado en él a ese ser al que quiero conocer y que quiero que me conozca, con el que quiero compartir y disfrutar. Él me ha devuelto esa alegría, y las ganas de comerme el mundo. Le amo profundamente. Un besito, y gracias a eDarling por haber hecho que nuestras vidas se cruzaran.

eDarling me ofrecía el perfil de personas con una compatibilidad del 95%, e incluso del 99%

Encarni: 
Hola, soy Encarni, la otra parte implicada. Antes que nada, me gustaría darte las gracias Manuel, por manifestar esos sentimientos hacia mí. Me has emocionado.

Conocí eDarling por un anuncio en Internet. Hacía unos meses que había finalizado una relación de cinco años, y me encontraba en un momento en el que necesitaba conocer  gente nueva, que diera frescura a mi existencia, y subir un poquito mi autoestima. Al entrar, se me hizo un poco insufrible ese largo Test de Compatibilidad, en el que se me preguntaba por todo. “En fin –pensé-, así tendrán más datos para poder ponerme en contacto con gente más o menos compatible conmigo.”
 
Tengo que reconocer que desde el primer día recibí multitud de mensajes de hombres que habían visto mi perfil y estaban interesados en mí. Al mismo tiempo, eDarling me ofrecía el perfil de otros 2 o 3 cada día, personas con una compatibilidad del 95%, e incluso del 99%. Conocí a gente con la que intercambié mensajes, gente muy maja, pero cuando los tenía enfrente de mí me daba cuenta de que no era lo que yo buscaba. Sentía que no había esa química que cada uno siente cuando está delante de esa persona tan especial. De esas dos citas que tuve, me quedan dos buenos amigos.
 
Y un buen día, eDarling me envió el perfil de Manuel, del que se me decía que éramos compatibles en un 100%. Leí sus palabras; su forma de redactar me sedujo, su perfil me atrajo, sus fotos me mostraban una mirada triste...Todo esto en conjunto fue lo que me llevó a tomar la decisión de dar el primer paso. Le mandé un mensaje, seguidamente cinco preguntas yel resto ya lo ha contado Manuel.