Luis y Leticia

Son pareja desde el 9 de Mayo de 2011

Pese a que en un principio no me mostraba muy convencido de contratar un servicio como el que eDarling ofrece, he de decir que sin duda fue un gran acierto. Había llegado a ese momento en el que uno se queda descolgado, los amigos empiezan a casarse, las amigas, e incluso las amigas de las amigas, están todas emparejadas, y conocer chicas solteras que se adapten a tu gusto es difícil. Apenas tienes tiempo para salir a conocer gente, y siempre necesitas 2 ó 3 citas para saber si alguien te empieza a gustar. 

Gracias a eDarling puedes conocer mucha gente y saber desde el principio lo que tienes, o no, en común, de modo que lo que normalmente te lleva semanas, aquí puedes hacerlo en minutos. En eDarling he conocido a la mujer de mis sueños, tiene todo lo que siempre he querido en una pareja, es tan maravillosa que apenas puedo creerlo. Tan sólo habían pasado 45 días desde que entré en la página y ya había encontrado a mi pareja ideal.

Antes de quedar por primera vez ya nos habíamos "sonreído" y conocíamos nuestros perfiles, sin duda saber de antemano que la cita con la que vas a verte tiene algún interés en tu persona ayuda mucho, es mucho más fácil conectar y estar a gusto. Desde la primera cita me quedé prendado de ella y supe que la cosa iría bien.

No puedo resistirme a contar como fue el día que me declaré, porque fue muy hermoso. Era nuestra cuarta cita, llevábamos todo el día juntos, todo estaba siendo perfecto, así que le propuse visitar una iglesia muy especial porque es una maravilla. Mientras visitábamos el monumento, admirados por su belleza, hecha en mármol blanco, pequeña e íntima, con frescos, capillas y vidrieras sublimes, empezó una Misa inesperada. Me fijé en que, al igual que yo, mientras caminábamos entre las obras de arte, ella iba siguiendo la ceremonia. Cuando llegamos al crucero central nos detuvimos, dudando sobre si cruzarlo o no, así que la miré y la pregunté que si quería que nos quedásemos. Nos sentamos en uno de los bancos. Cuando llegó la hora de darnos fraternalmente la paz, nos dimos la mano, nos miramos, nos sonreímos, y en sus ojos y su sonrisa pude ver el futuro, y era maravilloso. Poco después de que saliésemos de la iglesia me declaré y desde entonces todo ha sido perfecto.

Poco más hay que decir, ya he encontrado a la que espero con toda mi alma que sea mi pareja hasta el fin de mis días. Siempre estaré agradecido a eDarling por hacer esto posible.