23.08.2011, Por Redacción eDarling España
5077

Padres primerizos

La llegada del primer hijo es un momento muy emocionante y especial para los padres. ¿Cómo lo viven los padres primerizos? ¿Cuáles son sus mayores preocupaciones? Lea algunos consejos para estar preparado cuando sea el momento de ampliar la familia.

 

padres primerizos

1.    ¿Seremos buenos padres?

Antes de la llegada del bebé, hable con su pareja acerca de sus miedos y expectativas. Una vez haya nacido el niño, estaremos tan ocupados con los pañales, biberones y falta de sueño, que contaremos con menos tiempo para hablar con nuestra pareja en tranquilidad.

¿Quién va a quedarse al cuidado del bebé? Actualmente, la baja por maternidad es mucho más flexible y práctica que hace unos años, y contempla diferentes opciones tanto para madres como para padres. Cada vez son más los hombres que optan por disfrutar del crecimiento del bebé.

También, el dejar de trabajar por un tiempo para algunas personas representa un gran cambio, sobre todo cuando estamos acostumbrados a sentirnos realizados profesionalmente. El nacimiento del primer hijo hará un paréntesis en nuestra vida. Durante una temporada su hijo será lo primordial y deberá aprender a repartir su energía entre la vida familiar y la vida laboral. Pero no será para siempre, a la larga acabará por sacarle más horas al día.

2.     ¿Cuáles son nuestros temores?

Todos los padres quieren lo mejor para sus hijos y se preocupan en gran medida por la salud de su bebé, sobre todo cuando son padres primerizos. A los padres muy perfeccionistas les gustaría tenerlo todo bajo control mucho antes ya de la llegada del pequeño. Puede que se dediquen a ampliar la biblioteca con libros sobre cuidados del bebé, técnicas para dormirlo o música relajante. Está bien informarse comparando diferentes teorías, pero es muy importante también seguir nuestra intuición. Siga su instinto maternal o paternal, a lo mejor no cuenta con experiencia aún, pero piense que sus padres tampoco la tuvieron. Siga sus propios consejos.

3.     Antes del nacimiento del bebé

Para hacernos una idea de cómo será nuestra vida una vez haya nacido el bebé, podemos preguntar a familiares o a amigos con qué cambios se enfrentaron ellos. También podríamos hacer de canguro un día entero de los niños de algún familiar nuestro. Esto le permitirá hacerse una idea de toda la atención que requiere un niño cuando está totalmente bajo nuestros cuidados en casa. Actividades tan cotidianas como ducharnos, cocinar o ir a comprar serán más difíciles de compaginar. Los hijos precisan de toda nuestra atención y tiempo, por eso puede ser que nuestras aficiones queden aparcadas durante una temporada. Aproveche los momentos en que su madre cuida de su hijo para salir a correr o para ir a la peluquería.

4.     Cursos para padres

También podemos ir a clases de preparación. Estos cursos para futuros papás informan acerca de diferentes temáticas, como el bebé y sus cuidados. Aprender a colocar un pañal, conocer las distintas cremas para la piel del bebé o saber sostener su cabeza, puede resultar muy útil. Después del parto, todo va a ser muy rápido y se nos podría hacer un mundo no saber colocar pañales en un primer momento.
Por otro lado, la alimentación de nuestro hijo también plantea muchas preguntas: darle o no el pecho y la preparación de los biberones o papillas, cuando alguien se convierte en progenitor por primera vez todo es nuevo.

5.     El círculo de amigos

Las costumbres de una pareja suelen cambiar al convertirse en padres. Busque el apoyo de sus amigos, seguro que a algunos de ellos les podrá pedir que le echen una mano en las primeras semanas de vida del bebé.
A veces las amistades se van distanciando cuando una pareja tiene hijos. Los padres noveles no disponen de tanto tiempo como antes, y sus temas de conversación giran ahora en torno al bebé. Sus amigos seguramente seguirán con su estilo de vida habitual. Intente no perder el contacto.

A pesar de todo, tenga en cuenta que no podrá tenerlo todo controlado. En algún momento puede que sienta cansancio y estrés, sobre todo cuando se trata del primer hijo, pero no pasa nada si algo no sale tan bien como esperaba. Intente verlo como una experiencia de aprendizaje, en el que tanto padres como hijos aprenden en su nuevo rol. Intente ser optimista y paciente.

¿Está esperando a su primer hijo? ¿Ha pasado por alguna situación similar? Cuéntenos su experiencia, deje un comentario.
 

Redacción eDarling
¿Tienes alguna pregunta? Consulta a nuestro equipo en:  redaccion@edarling.es
 

Votos totales:
Valoración:
Reseña de este artículo. Media: 17.10 sobre 5 basada en 60.4094
Comentarios